Parte 1 – Aprender a esquiar

esquiador

Partes esenciales de un esquí a la hora de aprender

Si estás aquí, es probable que los algoritmos de Google no hayan comprendido completamente tu búsqueda o que estés interesado en aprender a esquiar.

Como apasionados del deporte en la nieve, deseamos guiarte a través de la evolución del esquí. De esta manera, si decides aventurarte por tu cuenta, conocerás los fundamentos. No obstante, siempre recomendamos que lo hagas bajo la tutela de un profesional.

En primer lugar, aunque parezca evidente, es crucial familiarizarse con el equipo de esquí y su funcionamiento antes de lanzarse a explorar las diversas pendientes que aguardan en las estaciones de esquí.

Conocimiento del equipo: El esquí se divide en tres partes: la espátula (parte delantera), el patín (parte intermedia) y la cola (parte trasera).

Aprender a esquiar

La suela, mayormente de color negro, se encuentra debajo del esquí y entra en contacto con la nieve. Esta superficie es esencial, ya que facilita un deslizamiento suave. Mantenerla en buen estado es de vital importancia.

Otro componente relevante debajo del esquí es el canto, un delgado filo metàlico visible junto a la suela. Este es esencial para obtener un buen agarre en la nieve, especialmente cuando esta está muy compacta. Se recomienda manipular el esquí con cuidado, incluso con guantes, ya que suele estar afilado si el esquí está bien mantenido.

Aprender a esquiar

La fijación consta de dos partes: la puntera y la talonera. En la puntera, se introduce la punta de la bota, aprovechando un saliente presente en la parte delantera de la suela de la bota. Después, se presiona el talón sobre la talonera hasta que esta se levante, asegurando así la bota en su lugar.

Ahora que hemos explorado el equipo de esquí, pasemos a la acción y comencemos a movernos.

Técnica básica del esquí

Iniciando la práctica: Para comenzar, se sugiere probar deslizarse con un solo esquí colocado en una bota. Para mantener una posición sólida, se aconseja flexionar ligeramente el tobillo y la rodilla, manteniendo las manos hacia adelante para equilibrarse. Después de esto, se puede probar con ambos esquís simultáneamente, teniendo precaución de no pisarse al moverse. Es como si de repente tus pies hubieran crecido.

 Una vez que te desplazas de un lado a otro en terreno plano, con tus esquís y evitando pisotones, es momento de aprender la posición fundamental que debes mantener sobre los esquís. Esta posición es esencial para conservar el equilibrio y controlar los esquís, permitiéndote ser el que guía, en lugar de ser guiado por ellos.

Aprender a esquiar
Aprender a esquiar
Aprender a esquiar

 Descensos directos: Ahora que conoces la posición básica, prueba aplicarla en una pendiente tan suave que apenas sea perceptible. Si es posible, busca una pendiente contraria que actúe como freno. Coloca los esquís en la pendiente y deja que te lleven, concentrándote en mantener la posición y evitar inclinarte hacia atrás o perder el equilibrio. Después de repetir esto varias veces, puedes avanzar a la formación de la cuña para detenerte y controlar tu velocidad por ti mismo.

 La cuña: Consiste en separar las piernas, manteniendo las espátulas juntas pero sin que se toquen, y separando las colas de los esquís para formar un triángulo. Las rodillas deben apuntar hacia dentro, y los esquís deben apoyarse ligeramente sobre los cantos interiores. A mayor tamaño de la cuña y más presión sobre los esquís, mayor será la fuerza de frenado. Por el contrario, una cuña más pequeña y menos presión permitirá aumentar la velocidad. Recuerda mantener la posición fundamental en todo momento, ya que proporciona una excelente estabilidad.

Aprender a esquiar

Síguenos en nuestras siguientes publicaciones para conocer como sigue la evolución dentro del mundo del esquí y aprende a esquiar de una forma segura y rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
¿Necesitas ayuda?